Mar. Nov 30th, 2021
    Parece que estoy pariendo

    traumatismo al nacer el niño

    Cuando el cuello del útero está completamente dilatado (10 cm), es el momento de empujar al bebé hacia el mundo.Esta etapa suele durar entre una y dos horas, pero puede ser más corta o más larga.Puedes experimentar:Durante esta etapa, puede resultarte útil:Y entonces… ¡tendrás un bebé! Enhorabuena, mamá, lo has conseguido.

    Es normal que te sientas un poco nerviosa o incluso asustada por el parto, sobre todo si no lo has hecho nunca. Pero eso no significa que no puedas tener una experiencia de parto maravillosa y positiva.Aquí tienes algunas cosas que pueden ayudarte:El objetivo de todos estos consejos es ayudarte a sentirte segura y relajada durante el parto. Esto no sólo ayuda a tu cuerpo a trabajar, sino que también te ayuda a tener una experiencia de parto más positiva.

    dar a luz de forma natural

    La transición del embarazo a la paternidad es un ajuste importante en la vida, tanto física como emocionalmente. Durante los primeros días de vida de tu bebé, es normal sentir altibajos emocionales, algo que se conoce comúnmente como «baby blues».

    Con la melancolía del bebé, es posible que te sientas feliz un minuto y lloroso o abrumado al siguiente. Puede que te sientas enfadada, triste, irritable o desanimada. Sentirse así no significa que seas una «mala» madre o que no quieras a tu bebé.

    Se cree que estos cambios de humor están causados por los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer después del parto. Los niveles de estrógeno y progesterona necesarios durante el embarazo descienden repentinamente, provocando cambios de humor. Otras cosas -como el cansancio y la falta de sueño, por ejemplo- también pueden contribuir a estos sentimientos.

    Si tienes un caso de baby blues, intenta cuidarte lo máximo posible. Sigue una dieta saludable y descansa todo lo que puedas, sobre todo porque el agotamiento y la falta de sueño pueden reforzar y alimentar los sentimientos de tristeza.

    vigila el parto.

    A medida que se acerca tu fecha de parto, todos los indicios apuntan a que darás a luz durante una pandemia. Si tu nivel de estrés aumenta y te sientes abrumada por las preguntas, es totalmente comprensible. Y nosotros estamos aquí para ayudarte.

    Aunque no es el escenario ideal para una futura madre, tienes todos los motivos para esperar que las cosas salgan como esperabas. Estamos aquí para ayudarte a prepararte con énfasis en la tranquilidad.

    Ver a las enfermeras y a los médicos con mascarillas y otros equipos de protección no debería ser tan chocante como al principio de la pandemia. Pero una diferencia que probablemente notará es que a usted y a sus compañeros de apoyo se les pedirá que permanezcan en su habitación el mayor tiempo posible y que usen mascarillas. Por tanto, planifique con antelación si puede. Empaque los bocadillos especiales, las bebidas, los libros, los artículos de aseo y cualquier otra cosa que pueda desear durante su estancia.

    En cuanto a quién puede estar a su lado, estas directrices cambian en función de la prevalencia del virus en la comunidad. Puede ser necesario que limitemos las personas de apoyo a una sola. Pero haremos todo lo posible para facilitar métodos alternativos para otras personas de apoyo, incluidas las visitas virtuales.

    plazo medio de entrega del primer bebé

    Para muchas mujeres, el embarazo es un momento para maravillarse con las maravillas del cuerpo humano. Sin embargo, puede haber algún daño residual en forma de prolapso pélvico. No pone en peligro la vida, pero puede ser doloroso y alterar la vida cotidiana.

    El prolapso se produce cuando los músculos y tejidos que sostienen la región pélvica se debilitan y estiran bajo la presión del embarazo y el parto hasta el punto de que los órganos pélvicos sobresalen en el canal vaginal.

    Piensa en tus músculos pélvicos como una hamaca que sostiene el útero, la vejiga, la uretra y el intestino. Cuando esa hamaca es arrastrada por la presión del embarazo y la fuerza del parto, puede perder su integridad y hacer que los órganos pélvicos se deslicen y se inclinen hacia delante.

    Uno de los síntomas más notables del prolapso posparto es la sensación de que algo se abomba en la abertura de la vagina. Algunas mujeres lo describen como si estuvieran sentadas sobre una pelota o un globo. Otros signos de prolapso son:

    El aumento de las hormonas en el cuerpo durante el embarazo hace que los tejidos de la pelvis sean más blandos y flexibles. A medida que el bebé aumenta de peso para prepararse para el parto, los músculos del suelo pélvico se esfuerzan más para soportar el peso creciente. Esta tensión, junto con el estiramiento y el empuje del parto, puede hacer que tus órganos se desplacen y se hundan en el canal vaginal.

    Por admin

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad